A raíz de la critica situación de los niños huérfanos de la violencia que vivió COLOMBIA en 1935, los Doctores LUIS ERNESTO BONILLA, DANIEL RODRIGUEZ HERRERA y RUBEN GAMBOA ECHANDIA convocaron a un grupo de ciudadanos y se dieron a la tarea de fundar una institución para proteger la infancia desamparada, de allí surgió la JUNTA PRO – NIÑEZ, Bajo la dirección de ISABEL MELENDRO DE IRIARTE; Se organizaron bazares y eventos se vendía tinto a la salida de Misa, con la ayuda de los dueños de los “Cafés”; también se realizaron competencias radiales de canciones, la ciudadanía pagaba muy bien por escuchar las voces más lindas de la ciudad y así conseguir fondos y atender una Sala-Cuna diurna, mas el programa “La Gota de Leche”. La llegada de un bebe agonizando a quien encontraron en una caja de zapatos, conmovió a todo el grupo de voluntarios, imponiéndose el reto de salvarlo y protegerlo, lo bautizaron ALBERTO; este milagro genero la iniciativa de construir un albergue permanente para los niños abandonados, allí llegaban innumerables huérfanos producto de la violencia, a quienes se les brindaba hogar.

Alberto fue el ejemplo de superación y vida, estudió, fue profesional y con su trabajo compró una casa en la cual vivió con quienes fueron sus protectoras en la niñez. La Fundación se consolidó y como fruto del trabajo comunitario, RECIBIÓ SU PERSONERÍA JURÍDICA EL 18 DE ABRIL DE 1938. con el apoyo del entonces Presidente de la república EDUARDO SANTOS MONTEJO, su señora LORENCITA VILLEGAS DE SANTOS, el Ministro de Trabajo y Prevención Social JOSE JOAQUIN CAICEDO CASTILLA, el Ministro de correos y telégrafos LUIS BUENAHORA y MARIANO MELENDRO SERNA como Gobernador del Tolima. Así construyeron la CASA DEL NIÑO DE IBAGUE, una hermosa edificación de 1.240 M2, como un rincón de paz en medio de la zona de tolerancia con jardines y parque, con opción a ser declarada “patrimonio histórico de la ciudad”, diseñada por los ingenieros de la firma CUELLAR SERRANO GOMEZ e inaugurada el 12 de Julio de 1942.

En 1988 la nación cambió las políticas de protección y clausuraron todos los internados y orfanatos, los niños pasaron a depender directamente del INSTITUTO COLOMBIANO DE BIENESTAR FAMILIAR (ICBF) quien inició el programa de madres sustitutas y hogares comunitarios. Esto desencadenó una crisis en la fundación teniendo que vender la mitad del terreno, equivalente al lote donde se construiría el HOSPITAL y adecuar los dormitorios para convertirlos en consultorios y aulas.

Nuevamente con la colaboración de un grupo de profesionales de la salud, dirigidos por el pediatra JOSE ANTONIO VALENCIA DIAZ y apoyados por la JUNTA DIRECTIVA surgió el diseño del programa del CENTRO MEDICO Y LABORATORIO CLINICO que sostenía un PREESCOLAR Y GUARDERIA con capacidad de 450 niños, con docentes de la alcaldía y empleados que trabajan con la misión de integrar a través de la FE, el AMOR y la ALEGRIA al niño y su familia con la naturaleza y la ciudad, haciendo énfasis en los valores humanos con el objetivo de GARANTIZAR LOS DERECHOS DE LOS NIÑ@S, RESCATAR NUESTRA CULTURA Y OFRECER ALTERNATIVAS DIFERENCIALES EN SUS VIDAS. Sin embargo la ley 100 cambió el sistema de ingresos y se desequilibraron las finanzas. La fundación tenía un embargo y la amenaza de remate, por ello se solicitó la ayuda a la IGLESIA CATOLICA en cabeza de Monseñor FLAVIO CALLE ZAPATA quien cubrió inmediatamente la suma del embargo y ofreció colaboración para solucionar los problemas, invito a nuevos voluntarios a integrar la JUNTA DIRECTIVA. Se presentó la oportunidad de vender la casa a la multinacional CARREFOUR y con el dinero se cancelaron todas las deudas y se adquirieron diversos bienes inmuebles que con su renta ofrecen la seguridad del sostenimiento de la fundación, se inició el PROYECTO DE JORNADA COMPLEMENTARIA, para niños de 6 a 11 años quienes se benefician con programas de EDUCACION y SALUD con FE, AMOR Y ALEGRIA con los programas de REFUERZO ESCOLAR con herramientas tecnológicas para que los niños tengan la facilidad de los servicios de internet para realizar sus tareas, clases de música y arte, una biblioteca y los guías de COMFENALCO TOLIMA. El REFUERZO ALIMENTICIO apoyados por el BANCO DE ALIMENTOS, COMFENALCO TOLIMA y algunos voluntarios se ofrece el servicio de desayuno, refrigerio y almuerzo para niños en la jornada complementaria al colegio y el REFUERZO EN LA FE que ofrece a los niños la oportunidad de profundizar, conocer y vivir la doctrina católica como su principal apoyo contra la presión que sobre ellos ejerce el entorno por estar en una zona deprimida y con problemas de violencia y drogadicción.

Durante mas de 80 años se ha distinguido en la ciudad por el permanente trabajo en beneficio de la niñez, apoyados por voluntarios que con su amor por los niños han logrado proyectar en el tiempo la labor inicial.

Contamos con la colaboración de un grupo de señoras que recolectan ropa usada en muy buen estado y se le ofrece a la comunidad del barrio los MANDARINOS y así se da apoyo a los niños, también se está organizando un centro artesanal para que las madres emprendan un oficio rentable.

Los docentes y empleados que trabajan tienen la misión de integrar a través de la FE, el AMOR y la ALEGRIA al niño y su familia con la naturaleza y la ciudad, haciendo énfasis en los valores humanos con el objetivo de GARANTIZAR LOS DERECHOS DE LOS NIÑ@S, RESCATAR NUESTRA CULTURA Y OFRECER ALTERNATIVAS DIFERENCIALES EN SUS VIDAS.